Inicio

"Hombre libre, siempre amarás el mar"

Charles Baudelaire

Descubrir el mundo con otros ojos... a bordo de un carguero


Antes y después de la segunda guerra mundial, existían cargueros llevando pasajeros, algunos en condiciones de mucho lujo, otros bastante más modestos. Se detenían una semana o más en los puertos de escala. La vida a bordo tenía la seducción de la aventura y representaba vacaciones inolvidables para los que tenían tiempo. Pero el crecimiento aéreo iba a acabar con los transportes de línea y convertirlos en barcos de crucero. Además, la mayoría de los cargueros, demasiado imprecisos e irregulares, no proponían más camarotes para pasajeros.

El avance tecnológico de estos últimos veinticinco años también ha contribuído al cambio de la marina mercante y de sus naves. Cada vez más grandes, los buques pueden parecer a primera vista menos acogedores, pero no sólo son ellos los que permiten hoy día viajar por mar por todo el mundo sino que también constituyen un espacio privilegiado, donde sólo se admiten unos pocos pasajeros. Alojados de forma más que cómoda (los camarotes benefician de una superficie mayor y más agradable a los de los barcos de crucero), los pasajeros compartirán las comidas en el comedor de los oficiales, a veces con el propio capitán, descubriendo de esta forma su universo.

Es importante tener en cuenta que no se sube a bordo de un carguero para "pasar el tiempo" sino para "tener tiempo". Viajar en carguero permite escapar, aunque sea por algunos días, al estrés de las ciudades modernas y volver a encontrar los verdaderos valores de la vida.

Viajar en carguero implica un reencuentro consigo mismo, con nuestros sueños, nuestra imaginación, nuestra vida pasada y futura. En el mar, uno ya no sabe en que siglo vive, y este tiempo - por fin! - termina perteneciéndonos. Usted podrá sumergirse en aquellos libros que nunca ha tenido tiempo de leer, o podrá escribir, pintar, dibujar, perfeccionarse en algún idioma extranjero, soñar, pensar, meditar, oxigenarse, acercarse a la naturaleza y sus elementos, observar el cielo, descubrir las estrellas, los colores, las diferentes tonalidades, los paísajes indefinidamente cambiantes del mar, escuchar el viento, el murmullo de las olas, el grito de un delfín o el de las gaviotas, la sirena de un barco, las anécdotas de los marineros…

A su regreso, cuando se despida del buque, usted no será la misma persona...

Lo único que tiene que hacer es elegir su destino... en función de sus sueños y a lanzarse mar adentro.

Cordialmente, Catalina

El encuentro de los aficionados... en el Cargo Club

El primer miércoles de cada mes, "El Día de las Sirenas", a partir de las 18.30 horas, en la Librería Ulysse, creada por Catherine Domain (26, rue Saint-Louis-en-l'Ile - 75004 Paris - tel : 33 ( 0 ) 1 43 25 17 35 - ulysse@ulysse.fr - www.ulysse.fr). Único derecho de entrada : traer algo para el aperitivo. El encuentro se anula en caso de fuerte lluvia. El Cargo Club no tiene lugar en el mes de Enero.